Modelo de Contrato Alquiler de Local Comercial

Modelo Contrato Alquiler Local Comercial

Un emprendimiento generalmente requiere de espacios para poder desarrollarse. Y cuando el trabajo empieza a crecer, es momento de salir de casa. Es por ello que se requiere de un local comercial para poder hacer nuestras actividades. Sin embargo, es necesario que tengas a la mano un Modelo de contrato de alquiler de local comercial.

Un contrato de alquiler para un local comercial contiene la información relevante a la acción. En España, a partir de marzo se han modificado algunas de sus cláusulas. Los contratos de alquiler distintos de vivienda, son libre de pacto entre arrendador y arrendatario.

Es necesario que siempre queden claras todas las estipulaciones a considerar para proceder al uso del espacio comercial. Si tienes un emprendimiento y necesitas una expansión, este post es para ti. Te diremos los pormenores que requiere un Modelo de contrato de alquiler de local comercial.

Modelo de contrato de alquiler de local comercial

  • Formato de fecha:MM barra DD barra AAAA
  • Con el objetivo de gestionar un contrato de alquiler de local comercial

  • EXPONEN

  • ACUERDAN


  • Se deja constancia del contrato con la firma de las partes implicadas.

    El arrendador:                                                El arrendatario:

Puedes completar este formulario con tus datos y generar un PDF listo para imprimir.


Aquí tienes algunos contratos para rellenar

Descargar Modelo Contrato de Arrendamiento de negocio

Modelo Contrato de local comercial

Descargar Modelo Contrato de Alquiler de Local Comercial

Modelo Contrato de Alquiler de local comercial nueva ley

Descargar Modelo Contrato de alquiler de local comercial simple

Modelo Contrato de arrendamiento de local


Si buscas otros modelos relacionados, estos pueden ser de ayuda:


Siempre debes tener a la mano las mejores herramientas para realizar este requisito. Lo más importante es que antes de usar, queden claros todos los términos de contratación. Asimismo, que todo lo acordado quede por escrito dentro del contrato. Las cosas hechas bien y en mutuo acuerdo, permiten tener tranquilidad y un piso jurídico inquebrantable.

Si quieres descargar el mejor contrato de alquiler de local comercial, te invitamos a descargarlo desde aquí.

¿Cuánto dura un contrato de alquiler de un local comercial?

Legalmente, existe una duración estipulada de 1 año de manera general. De igual forma si no queda expresado dentro del contrato. Es una duración sobreentendida. Ahora, este factor puede ser pactado de conformidad entre las partes. La fecha de inicio de este período comienza una vez que sea aceptado y firmado por las partes.

Los tiempos más estándares de duración son de 5 años, o de dos años prorrogables. Tiempos largos tienen ventaja de que la cantidad de dinero por concepto de renta no se incrementará desproporcionalmente. Para ello se suscribirá una revaloración pactada entre partes. Sin embargo, así como presenta una ventaja, puede ser un arma de doble filo.

Los tiempos tampoco pueden ser muy extensos, en caso de que deba prescindir. Esto puede ser porque las cosas no han ido muy bien y se requiere terminar antes. Si se cancela sin cumplirse el tiempo estipulado, tal vez haya que pagar multa por incumplimiento. Y esto siempre se quiere evitar.

¿Cuándo se puede rescindir un contrato de alquiler de un local?

Los contratos de arrendamiento son herramientas muy útiles. Sin embargo, traen consigo una serie de riesgos que el arrendatario debe asumir en su perjuicio. Si bien el alquiler es una excelente forma de llevar un emprendimiento, pueden ocurrir eventos desagradables.

Para poder terminar un contrato de alquiler, es necesario tener bien claro todas las disposiciones del mismo. En todo caso, el arrendador va a tener mayores derechos al momento de resolver este tipo de inconvenientes. Es más, la Ley de Arrendamientos urbanos solo contempla causales de rescisión por parte del arrendador.

Causales de rescisión de contrato por parte del arrendador

Entre las causales de una terminación antes de tiempo, se contemplan las siguientes:

  1. Alguna de las partes del contrato contravenga las obligaciones contraídas. Generalmente el inquilino o arrendatario es el que presenta incumplimientos. Para ello, la contraparte puede exigir el cumplimiento de responsabilidad, o poner fin súbito al contrato.
  2. Si no se ha realizado el pago respectivo de la fianza. También, si existen impagos en función de la renta mensual.
  3. Si se realizan actos sin el permiso o consentimiento del arrendador. Un ejemplo puede ser el subarriendo de una parte del local a un tercero.
  4. Si se realizan trabajos de reparación sin el consentimiento del arrendador.
  5. Si las actividades o el negocio que se lleva a cabo en las instalaciones es inadecuado o ilegal.
  6. Si el local es usado para otros fines diferentes al que se expresa dentro del contrato.

Otros motivos

En los casos en que simplemente el arrendador requiere el espacio, es necesario notificar al inquilino. En el caso de los locales comerciales, esta notificación debe realizarse con 6 meses de antelación. Así, las partes concuerdan las formas más armónicas del desalojo.

En este caso, si hay fianza de por medio, el arrendador, previa evaluación del inmueble, la debe entregar. Esto ocurre después de la entrega de llaves por parte del inquilino. Se tiene una fecha máxima de 30 días. Si no se recibe en ese plazo, el arrendatario puede pedir intereses sobre la cantidad de fianza.

Motivos de rescisión por parte del arrendatario

Si el inquilino (arrendatario) requiere finalizar el contrato por otras razones, debe pasarlas por escrito. En esta comunicación debe quedar claramente expresada la fecha en que se producirá el desalojo. Generalmente, como compensación, el arrendador podrá solicitar el pago de los meses que resten por cumplir el documento.

Lo mejor es siempre leer las disposiciones del contrato y realizarlas para el beneficio del arrendatario. Esto con el propósito de que se pueda cesar la contratación en caso de necesidad o antes de incumplir algo.

¿Cómo hacer un contrato de arrendamiento de local comercial?

Para poder tener una buena redacción del contrato de local, existen ciertas disposiciones que deben aparecer. Para hacerte la vida fácil, referiremos las más importantes para el arrendamiento de local:

  1. Identificar las partes que participarán en el contrato. Es una disposición fundamental para verificar la condición de cada participante. En internet, existen modelos diversos y normalizados para alquiler de locales. Todos son bastante útiles. El arrendador es la persona que percibe la renta por uso del local (puede ser propietario o representante). El arrendatario es el que usa el local y paga un importe por esto (renta).
  2. Especificar claramente el monto de la renta mensual, el tiempo de duración y renovación y la revaloración periódica. De igual forma, en este factor es necesario aclarar la forma en que debe realizarse (efectivo, transferencia o depósito). De forma estándar, los meses se pagan por adelantado y dentro de los primeros siete días. La contraparte debe obligatoriamente expedir un recibo por el importe de pagos que se han efectuado.
  3. Generalmente, debe especificarse el monto de la fianza o garantía de pacto. Para ello, se cobrará el importe de x cantidad de meses, de acuerdo con el arrendador. Para ello, debe quedar de acuerdo el arrendatario para proceder. Siempre este valor es negociable. Por lo general, son dos meses de alquiler la cantidad a cancelar.
  4. En el caso, por ser inquilino, tiene derecho a ser la primera opción preferente en caso de compraventa del local. También puede impugnar un proceso de compraventa del que no ha sido informado antes, o se ha hecho con falsedad.
  5. Por último, están los impuestos. Al importe de renta mensual deben ser aplicados los respectivos impuestos. Al ser expedida una factura, se debe añadir el monto correspondiente a IVA o el IBI.

Renta y duración del contrato de local de negocio

La duración de los contratos, cuando no se ha fijado tiempo, se estipula en una duración de años. En este caso, la renta podrá ser anualizada. También puede darse la duración por meses o por días.

Para la valoración de la renta, generalmente se hacía a través del índice de precios al consumidor. En este caso, no solo se debe pactar o acordar el monto de este valor, sino también la forma en la cual se debe cancelar. Además, el tiempo en que deben hacerse los pagos. Debe quedar expresado el día máximo en el cual el arrendatario puede hacer el pago.

Obras en el local

Si se estudia la normativa existente, las leyes no especifican a quién le corresponde realizar las reparaciones. Por ello, es bueno realizar todo por escrito, donde se lleguen a acuerdos mutuos de conveniencia. La falta de normativa sobre este particular queda remitido a la voluntad de mutuo acuerdo entre las partes.

Es bueno pensar todas las situaciones que pueden suscitarse y ser planteadas. Cuanto más específicas sean las condiciones, menos problemas se tendrán. La única normativa que entra como “prácticamente reguladora” de esta disposición es la Ley de arrendamientos Urbanos.

Inicialmente, antes de arrendar, las reparaciones corren por cuenta del arrendador. El arrendamiento del local debe realizarse bajos las mejores condiciones, siempre que se pueda. Solo si existe algún daño por parte del arrendatario, puede ser causal de aumento de renta, para compensar los costos.

No obstante, para realizar alguna mejora al local diferente, es necesario contar con el permiso del arrendador. Asimismo, esta autorización debe quedar por escrito. El beneficio último de las obras quedará para el arrendador.

También se debe verificar cuáles obras puedes hacer y cuáles no. Por ejemplo, la reparación de las instalaciones eléctricas inadecuadas o peligrosas es responsabilidad del arrendador. Asimismo, cualquier gotera o síntoma de humedad presente en las instalaciones.

En caso de carencia por parte del arrendador, se puede introducir esta cláusula. Si el arrendatario realiza modificaciones para adaptar el local, pueden pactar unos meses de gracia. Esto puede ser antes de arrancar el local para optimizar su funcionamiento.