Modelo de Contrato Alquiler de Vivienda

Modelo Contrato Alquiler Vivienda

Si deseas firmar un contrato de alquiler de vivienda, aquí te ayudaremos a conseguirlo. Ofrecemos asesoramiento y esto resultará de mucha utilidad para ti y puedas realizar un contrato exitoso y satisfactorio.

Disponemos de diferentes documentos junto con las indicaciones que se toman en cuenta antes de firmar. Obtendrás un modelo de contrato de alquiler de vivienda y así puedas rellenarlo y asegurarte en que se cumplan los acuerdos establecidos.

Todo lo que necesites saber sobre los contratos de alquileres de vivienda, nosotros te lo explicamos gustosamente.

Modelo de contrato de alquiler de vivienda

  • Formato de fecha:MM barra DD barra AAAA
  • Con el objetivo de gestionar un contrato de arrendamiento de vivienda

  • EXPONEN

  • ACUERDAN


  • Se deja constancia del contrato con la firma de las partes implicadas.

    El arrendador:                                                El arrendatario:

Si necesitas alquilar tu casa, aquí te ofrecemos una plantilla para que rellenes con tus datos y la puedas descargar.


Aquí tienes varios contratos de alquiler de vivienda para imprimir

Descargar Modelo Contrato de arrendamiento de vivienda con avalista

Modelo Contrato de contrato de alquiler de vivienda en la Comunidad de Madrid

Descargar Modelo Contrato de Alquiler de Vivienda

Modelo Contrato de Arrendamiento de vivienda rellenable


Puede que estos documentos también te sean de utilidad:

¿Vas a alquilar una habitación de tu casa? – Necesitas este documento: contrato de alquiler de habitación.

Otros modelos de contrato de arrendamiento.

Cómo hacer un contrato de forma sencilla pero efectiva (legalmente).

¿Qué es un contrato de alquiler de vivienda?

Un alquiler de vivienda es arrendar un hogar bajo un contrato o documentación legal firmado por el inquilino y el arrendador. La persona que ha alquilado la vivienda debe cumplir una serie de normativas que fueron fijadas antes del contrato. También debe pagar un salario (mensual o periódicamente) para seguir disfrutando de los beneficios ya establecidos.

El documento expresa los compromisos de ambas partes. Por eso, el inquilino y el arrendador deben cumplir con sus obligaciones sin alterar los acuerdos firmados.

Pautas para el primer contrato o renta de una vivienda

En primer lugar, es importante conocer las normativas de la vivienda y que éstas estén vigentes, ya que pueden ser modificables. Por lo tanto, es recomendable acudir a un abogado si usted tiene alguna duda sobre las cláusulas que se van a firmar.

El legislador limita en distintas ocasiones las cláusulas de estos contratos. Las autoridades toman precauciones para intentar restringir el marco jurídico con el fin en que los dueños no se aprovechen de las necesidades básicas (como la vivienda) de una persona o familia.

Actualmente, los alquileres deben cumplir con una cantidad mínima de años, para que no pueda ser echado el inquilino antes de la fecha prolongada. Esto también impide que el precio de la renta lo alteren por un precio muy alto del acordado. Por consiguiente, si vas a ejecutar tu primer contrato, contacta a otra persona que viva de alquiler y así comparar ambos contratos.

Guía de documentación para alquilar una vivienda

La siguiente lista muestra las indicaciones que deben estar presentes en un alquiler de viviendas, esta guía sirve de orientación para realizar un documento de contrato y los factores que deben considerarse son:

Responsabilidad del arrendador

El propietario debe asegurarse de alquilar la vivienda bajo las siguientes condiciones:

  1. La vivienda debe estar libre de deudas y cargas como pagos de impuestos y tasas.
  2. Incluir la fecha de firma del contrato y de entrada en virtud del tiempo de la vivienda (siempre que se encuentre dentro de las normativas actuales y la ley).
  3. Poner por escrito todos los datos personales de ambas partes, del arrendatario y arrendador, como: correos electrónicos, números telefónicos, dirección, entre otras.
  4. El reconocimiento de ambos para firmar el documento de contrato.
  5. Datos específicos sobre la propiedad, incluyendo el titular. Es posible que un representante autorizado pueda firmar el contrato, en ese caso, definir los datos básicos de la propiedad como:
  • Leyes o normativas de la comunidad.
  • Registro personal de la propiedad de donde pertenece.
  • Certificado de eficiencia energética.
  • Superficie total y útil.
  • Anexos de la propiedad, como por ejemplo, si la vivienda incluye un garaje.
  1. Acordar un plazo para el alquiler, con fecha de inicio y fecha final, respetando la legislación vigente.
  2. Es necesario detallar los gastos incluidos en el alquiler. Los que no se deben contabilizar en contadores individuales y los que sí, estos correrán por el arrendatario. Igual ocurre con los gastos normales y corriente, es el inquilino el responsable de este cargo.
  3. Resolver por anticipado, inconvenientes del arrendamiento. Recoger en contrato todos los casos que se puedan resolver (como el incumplimiento del pago) siempre que se adapte a la ley.

Algunos ejemplos podrían ser:

  • No realizar ninguna actividad estructural sin el consentimiento del propietario.
  • Destinar la propiedad a otra persona con un objetivo diferente del contrato establecido.
  • No efectuar ninguna obra que representen algún peligro o sean nocivas.
  1. Compromiso del propietario de pagar los impuestos, arbitrios y tasas. Especificar cada uno y las cantidades que se tienden a cancelar.

Apegarse a las normas y leyes de la ley

La ley indica que el alquiler de una vivienda debe adaptarse a las normativas y reglamentos que ella estipula, algunas de estas son:

  1. El REAL DECRETO LEY 7/2019 del 1 de marzo modificó algunas de las condiciones generales para arrendar una propiedad. Aunque la duración del contrato en un principio es libre pero se firma por un tiempo inferior a 5 años, el inquilino tiene derecho a prorrogarlo año tras año hasta cumplir los 5 o 7 años.
  2. Los periodos de preaviso para la finalización definitiva de un alquiler, perderán efectividad sino se manifiesta en un tiempo prudente. Si el propietario del hogar notifica por escrito con 30 días de anticipación que no rentará la casa después de haber terminado el pacto acordado, no existirá una renovación anual.

Porque el propietario debe notificarlo con al menos 4 meses de antelación (tiempo suficiente para que el arrendatario consiga otras opciones para vivir). En caso de ser el inquilino quien decida renunciar a la vivienda, manifestando que no la alquilará nuevamente, debe hacerlo en 2 meses de preaviso.

  1. El arrendatario y el propietario se comprometen a un periodo mínimo del cumplimiento del contrato. Si el arrendatario no cumple con este lapso de tiempo, deberá indemnizar o compensar al arrendador por esos meses. De no haber fijado ese tiempo, la normativa exige un periodo de 6 meses como mínimo.
  2. Colocar un salario específico del alquiler, con fecha y canal de pago. El precio se actualiza según el IPC general (Índice General Nacional de Precios al Consumo).
  3. Detallar la fianza del arrendatario de 2 meses y de un mes por adelantado.
  4. Otras personas pueden ser incluidas para pagar el salario mensual del arrendatario por el incumplimiento de este al cancelar la renta. Además, pueden responsabilizarse para cumplir con el contrato y cubrir los gastos.

Tipos de contratos para el alquiler de una vivienda

La ley indica que hay cláusulas que pueden ser modificables y otras no. Por eso, cada contrato de alquiler de vivienda es personal. Por lo tanto, no existe un modelo “único” porque en cada comunidad se hallan diferentes normativas que deben cumplir los inquilinos (aunque el contrato indique lo contrario, como por ejemplo, la entrada de animales).

La lista anterior es una orientación que sirve como guía y modelo. Si está en tu poder realizar algunos cambios,  puedes hacerlo como añadir o quitar una cláusula, como: no fumar dentro de la vivienda o quizás permitir que el inquilino realquile una de las habitaciones sobrantes. También se pueden incluir otros sistemas de pagos, como bitcoin, si ambos están de acuerdo.

Modelo de contrato de alquiler de vivienda ¿Cómo se debe completar?

Existen varios factores importantes que debemos considerar para que el propietario y el inquilino salgan beneficiados. Al seguir estos pasos, nos adheriremos a la ley y llevaremos a cabo un contrato de alquiler de viviendas correctamente. Podemos lograrlo si continuamos las siguientes sugerencias:

Con un documento explicito

Deben ser claros y sencillos y al mismo tiempo, un documento completo, que refleje las obligaciones y derechos de ambas partes. Y queden fuera de dudas en cuanto a la fianza, prórroga del contrato, gastos de la vivienda, entre otras.

Es muy sencillo redactar una documentación de contrato para alquilar una vivienda, únicamente se pone por escrito los nombres, las obligaciones y dirección del arrendamiento. Por ejemplo: “José González alquila la vivienda situada en el barrio las mercedes, calle 4, casa #300 por una renta de 250€ al arrendatario Raúl Rodrigo“.  Éste debe ir firmado por el inquilino y el propietario.

Para todas las cuestiones, se aplicará la LAU (Ley de arrendamientos Urbanos). En el alquiler de una vivienda no será necesario determinar un plazo porque la LAU en su artículo 9.2 señala que de no haber determinado un plazo, se entiende celebrado por un año. Desde luego, lo más práctico es que el inquilino y el propietario tengan toda la información posible para el contrato.

Con una interpretación clara

En los contratos, debe evidenciarse con claridad lo que se dice como lo que no se dice. Un contrato de tan solo 2 líneas (como el ejemplo mencionado) no expresa ni recoge todo el régimen legal, por lo que exige un conocimiento profundo de la ley.

La finalidad de un documento, debe reflejar una interpretación clara, fácil de entender para ambas partes. De modo que, el contrato tiene que expresarse con claridad, sencillez y convicción en un lenguaje comprensible. Y por supuesto, sin pasar por alto cada uno de los detalles, derechos y obligaciones. Al hacerlo así, no será necesario acudir a fuentes externas, sino más bien, el documento se entiende por sí solo.

Por lo tanto, es recomendable colocar en el contrato la fianza que debe entregar el inquilino, quien se hará cargo de las reparaciones y gastos de la comunidad. También, los plazos de la prórroga del contrato, entre otras cosas más.

Cuestiones que pueden ser negociables en un contrato de vivienda

Al momento de firmar un contrato, se considera los documentos de adhesión, estos no se pueden modificar. Sin embargo, esa teoría está fuera de la realidad ya que sí pueden ser negociables.

Algunas excepciones –por orden de la ley- no son negociables pero hay otras cuestiones que son modificables como: el pago de impuestos, la actualización de la renta, la duración del contrato, entre otras. Desde luego, esto solo será permitido si ambas partes están de acuerdo. Estas cuestiones se encuentran libres de modificar porque la LAU no dice nada al respecto.

A continuación se explica detalladamente 8 aspectos que pueden ser negociables:

Duración del arrendamiento

Por lo general, se firma un documento de contrato por un año, luego se espera a que se apliquen las prórrogas legales del inquilino. Sin embargo, la duración puede establecerse a periodos más largo.

En el transcurso del arrendamiento, el propietario no podrá exigir que el inquilino desocupe la vivienda. Tampoco podrá pedir la finalización anticipada del contrato porque necesita darle uso propio a su casa. Eso es permitido una vez que entre en juego la prórroga legal.

Gastos de comunidad

Normalmente, es el propietario quien corre con los gastos de la comunidad. No obstante, también es modificable esta opción si ambos están de acuerdo. Esto tendrá validez siempre y cuando esté escrito en el documento de contrato y se incluya su aporte anual.

Impuestos

El casero puede repercutir de algunos impuestos como la tasa de basura o el IBM. Si en el documento no se explica nada, entonces los impuestos deberá cubrirlos el propietario pero las tasas de basura el inquilino.

Obligación de devolver la vivienda en perfecto estado

El dueño de la vivienda puede incluir estas cuestiones adicionales, exigiendo que el hogar debe ser entregado limpio y pintado. Si el inquilino no cumple, entonces el propietario puede retener la fianza para cubrir los gastos de la obligación incumplida.

Garantías adicionales

Otras de las garantías adicionales, aparte de la fianza, pueden ser: un fiador solidario, un aval bancario, una prenda o un depósito. De ser incluidas, deben ser explicitas en cómo serán las implicaciones que tienen cada una de ellas.

Prohibición de mascotas

Es válido hacer esta prohibición, y de no cumplirlas, el arrendatario tiene derecho a realizar una resolución del contrato.

Contratación de un seguro

La ley no dice nada con respecto a la contratación de un seguro de hogar. Sin embargo, es posible hacerlo en caso de impago de la renta o tal vez por motivos de pagar al arrendador el dinero del seguro de hogar.

Actualización de la renta

La LAU explica que existe este tipo de libertad de pactos al momento de actualizar la renta. Es aceptable tal como es válido una actualización por referencia al IPC, de un 5% anual durante la vigencia del contrato.

Pautas que debes conocer antes de firmar un contrato de alquiler de vivienda

Este informe es de utilidad si eres el propietario o el inquilino. De esta forma, te adaptas a las justas normas de la ley. Hay 7 pautas principales a tomar en cuenta y son las siguientes:

Duración del contrato ¿Cuál es la mínima duración?

La duración del contrato de alquiler de vivienda queda “libremente” pactada por ambas partes, como mínimo un año. Si el arrendamiento es menor a los 3 años y llega el día de vencimiento, se prorrogará por plazos anuales. Si ninguna de las partes comunica su derecho de alquiler o desalojo, se entenderá que el contrato se extenderá por un año más.

La renta

Será estipulado libremente por el arrendador y el arrendatario. Normalmente el pago se realiza mensualmente en los primeros 7 días de cada mes (en algunas excepciones, la fecha de mensualidad es diferente). En ningún momento el propietario podrá exigir el pago por anticipado de un mes.

¿Cuándo se actualizará la renta? La renta se actualiza al final de cada año de vigencia del contrato, conforme al IPC (Índice de Precios de Consumo).

¿Puede subir el arrendador la cuota mensual si realiza alguna obra de mejoramiento de la vivienda? Al realizar una obra de mejoramiento, el propietario tiene el derecho legal de subir la renta (3 años transcurridos de duración del contrato). A menos que se indique lo contrario en la documentación. La renta anual puede ser elevada en proporción de la inversión, pero no puede excederse del 20% del pago vigente del momento.

La venta de la vivienda ¿Qué ocurrirá si el arrendador de la vivienda la vende?

Si este es el caso, el arrendamiento deberá estar inscrito en el Registro de la Propiedad antes de la venta. De no estar inscrito, el nuevo propietario puede pedir la finalización del alquiler. Pero el inquilino podrá permanecer en la vivienda por un periodo máximo de 3 meses y luego desalojar.

La Fianza, ¿es obligatorio prestarla?

La fianza no está sujeta a la actualización de renta durante los primeros 3 años de contrato. La exigencia y prestación de fianza es obligatoria en cantidad equitativa a una mensualidad de alquileres de viviendas y de 2 en el alquiler para el uso distinto de vivienda.

La finalidad de la fianza es cubrir los daños causados por el inquilino en la vivienda. Por lo tanto, no se podrá destinar la fianza con el fin de compensar rentas debidas.

Necesidad de la vivienda por el propietario

Si el dueño necesita la vivienda con carácter de urgencia para habitarla él mismo, o familiares o el cónyuge (por separación o divorcio) deberá comunicárselo al inquilino con 2 meses de anticipación. Para estos casos, no se esperará a la prórroga porque la persona queda obligada a entregar la vivienda.

El subarriendo ¿Se puede hacer?

La vivienda se puede subarrendar de forma parcial y con el consentimiento del propietario. De no estar consciente el dueño de la vivienda, el subarriendo quedará extinguido y el precio no se podrá exceder del arrendamiento.

Desistir del contrato ¿en menos de un año, puede dejar la vivienda?

Esto puede hacerse una vez que el inquilino haya habitado un tiempo de 6 meses. Después de haber transcurrido ese periodo, con 30 días de antelación deberá comunicárselo al propietario.

 Save as PDF