Modelo de Contrato de Relevo

Modelo Contrato Relevo

La jubilación parcial es una de las alternativas a la hora de dejar el trabajo, porque permite continuar en actividad dejando de trabajar tantas horas y abocándose a actividades más satisfactorias. Por ende, antes de ver un modelo de contrato de relevo, deberás comprender todos los beneficios y requisitos de este vínculo.

Modelo de contrato de relevo

  • Formato de fecha:MM barra DD barra AAAA
  • REUNIDOS

  • con el objetivo de celebrar un CONTRATO DE RELEVO.

  • DECLARACIONES

  • Formato de fecha:MM barra DD barra AAAA
  • Las partes se reconocen la mutua y suficiente capacidad legal para formalizar el presente contrato, libre y espontáneamente.

  • ACUERDAN


  • Se deja constancia del contrato con la firma de las partes implicadas.

    El trabajador:                                                El representante de la empresa:

Aquí tienes un formulario listo para completar con tus datos y descargar gratuitamente en PDF.


ejemplo de contrato de relevo sepe

modelo de contrato de relevo

modelo de contrato de relevo indefinido

formato de contrato de relevo


Puede que esto también te interese:


¿Qué es un contrato de relevo?

Básicamente, cuando mencionamos un contrato de relevo estamos diciendo que una empresa busca sustituir a un trabajador que solicitó la jubilación parcial. Siempre la decisión estará amparada en los artículos 12.6 y 12.7 del Estatuto de los Trabajadores y el Real Decreto Ley 5/2013.

En España es poco común, ya que todavía no se conoce demasiado bien. Incluso, los porcentajes de esta decisión suelen equipararse entre los hombres y las mujeres, por lo que es interesante de comprender qué implica este tipo de contratos a la hora de pensar tanto en la empresa como en el trabajador.

Como te comentábamos, la chance de jubilarse anticipadamente de forma parcial implica trabajar una parte de la carga horaria fija, cobrando parte de la pensión pública de la propia jubilación. Esto permite la inserción laboral de otra generación de personas, por lo que un buen traspaso será fundamental para no desordenar la estructura interna de una empresa.

Es decir, los trabajadores en edad cercana a la jubilación tendrán la chance de reducir su carga horaria, haciendo que le den una oportunidad a otro trabajador de una edad menor, al que también podrá instruir. Por lo tanto, la firma de este tipo de contrato siempre estará ligada a la prejubilación de otro trabajador, aunque la firma de este vínculo solamente se logrará con un trabajador en situación de desempleo o contratado de manera temporal por la compañía.

La duración del vínculo firmado deberá ser indefinida o mínimamente idéntica al período de jubilación parcial del relevado, o sea, hasta que llegue a la edad en la que se podrá jubilar. Del mismo modo, puede ocurrir que el trabajador que se encuentre en etapa de prejubilación parcial quiera mantener esa situación cuando llegó a la edad para retirarse.

En estos casos, lo que se hace es una prorrogación entre la empresa y el trabajador con el contrato de relevo. Del mismo modo, si se firmó de forma indefinida en jornada completa, se deberá mantener el vínculo dos años después de la jubilación total. Lo importante es que las condiciones del vínculo implicarán que la carga horaria sea igual a la jornada que cubrirá el prejubilado, teniendo una función igual o similar.

Del mismo modo, como se trata de un relevo, el nuevo trabajador deberá aprender del que se está prejubilando. Uno de los inconvenientes del contrato de relevo es que no siempre se firman de manera indefinida, por lo que desde la Administración Pública buscan convertirlos mediante una bonificación de 500 euros al año a las cuotas empresariales de la Seguridad Social (700 si es mujer) a todas aquellas empresas con menos de 50 trabajadores en la plantilla.

Características del modelo de contrato de relevo

Entre las características del contrato de relevo, encontramos que la empresa debe saber cuáles son las personas factibles de contratación y cuáles no. Es decir, el empleado relevista debe estar en situación de desempleo o tener una contratación temporal dentro de la propia empresa.

Cuando se tenga al trabajador relevista, deberá formalizarse el contrato. Allí deberán aparecer los datos de la persona prejubilada, aclarando cuál será la reducción de su jornada laboral. Entonces, cuando efectivamente pase a jubilarse, el relevista podrá tomar su posición fija, teniendo el mismo tiempo del trabajador jubilado de forma indefinida.

Siendo así, el puesto que ocupe la persona, que podrá ser instruida por el prejubilado, deberá ser similar al de la persona que abandona parcialmente su carga horaria. Cabe destacar que la cotización que corresponderá al trabajador relevista jamás será menor al del 65% del promedio de los últimos 6 meses de la jubilación parcial.

Otro punto es que el trabajador podrá arreglar con la empresa si su actividad relevista se desarrollará dentro de una jornada completa o de manera parcial en términos de tiempo. De todas formas, deberá ser, de manera mínima, igual a la reducción que se arregla con el jubilado parcial, teniendo el horario como un complemento o simultáneo al del trabajador relevado, siendo la última opción la más usada, de forma tal que lo pueda instruir para que en el futuro lo sustituya.

Requisitos necesarios para solicitar la jubilación parcial

Entre los requisitos necesarios para solicitar la jubilación parcial, encontramos:

  • El trabajador que quiera iniciar su jubilación parcial deberá tener una contratación de tiempo completo, no una parcial.
  • La contratación debe ser simultánea. Es decir, la jubilación parcial viene acompañada de la contratación de un relevista que quiera el puesto.
  • Para que se haga efectiva la jubilación parcial, el trabajador debe tener una edad mínima y una cotización en la Seguridad Social. La edad mínima para este puesto es de 62 años y 33 años de aportes a la Seguridad Social. Del mismo modo, el trabajador con la prejubilación deberá tener una antigüedad en la empresa de unos 6 años como mínimo.
  • La jubilación parcial implica que la jornada laboral se reduzca en un mínimo de un 25%, pudiendo extenderse como máximo a un 50%. Todo esto, por supuesto, en términos de cargas horarias. En caso de que el contrato de relevo sea a tiempo completo, tendrá la capacidad de reducir la jornada en un 75%.

Duración y condiciones laborales del trabajador relevista

Ahora que hemos conocido algunas de las particularidades a la hora de pensar en una jubilación parcial, debe saberse cuál es la duración y las condiciones laborales por parte del trabajador relevista. Es decir, puede que te encuentres a punto de ingresar en una posición por esta modalidad y quieras saber todos los detalles.

Pues bien, la duración de este contrato de relevo se da como consecuencia de una jubilación parcial que deberá ser indefinida. Caso contrario, se contará como mínimo al tiempo faltante para que el trabajador sustituido alcance la edad de la jubilación. Por ende, el contrato del empleado relevista tendrá una extinción cuando el trabajador sustituido logre la edad para la jubilación.

En caso de que el contrato fuese temporal, el trabajador tendrá derecho a una indemnización que se realizará según la fecha de la formalización del contrato con la empresa. El valor implicará los 12 días de salario por cada año que se haya generado al servicio de la relación de dependencia.

Otro punto importante es que la empresa que contratará bajo esta modalidad deberá cumplimentar con la sustitución del trabajador relevista en caso de que abandonase la empresa. O sea, siempre se deberá generar un recambio en caso de que el puesto no esté cubierto, teniéndose unos 15 días naturales para que la sustitución se efectivice.

Si esto no ocurriese, la compañía deberá abonar a la entidad que organiza la Seguridad Social el valor monetario de la pensión de la jubilación parcial restante, de forma tal que el trabajador que se encuentra en una situación de prejubilación tenga la capacidad de acceder a la jubilación total.

Si el trabajador que se encuentra transitando su prejubilación tuviese un despido antes de llegar a la edad de la jubilación y no logre su readmisión, la compañía deberá ofrecer al relevista la ampliación de su jornada de trabajo para cumplir con toda la carga horaria faltante. Caso contrario, deberá contratar a otro trabajador.

Del mismo modo, la transformación de relevo hacia indefinido en términos contractuales en una jornada que se forme igual o superior a la del relevo implicará una bonificación de unos 500 euros al año en el caso de los hombres, mientras que esa cantidad ascenderá a los 700 euros en caso de que la transformación se efectivice en una mujer.

Sabiendo esto, puede que te preguntes cuáles son las condiciones laborales del trabajador relevista que asumirá el tiempo faltante del prejubilado. Pues bien, siempre se deberá ocupar un puesto igual o similar al de la persona que trabajará menos horas, donde se genere una concordancia con la posición que podría ocupar en el futuro.

Es decir, si el trabajador prejubilado es un experto en el manejo de las cuentas de la empresa, la idea es que el empleado relevista pueda aprender de la experiencia del anterior ocupando una posición similar. Esto podría ser que se transforme en su asistente en caso de que tenga horas simultáneas, para luego pasar a ocupar el cargo superior en el horario en que el prejubilado se retira.

Del mismo modo, el trabajador relevista no necesariamente deberá cobrar lo mismo que el jubilado a tiempo parcial, por lo que la empresa puede ofrecer un sueldo inferior de acuerdo con la relevancia de estos, aunque manteniéndose en los estándares legales de su actividad.

Por último, la duración de la jornada laboral del empleado relevista deberá ser como mínimo igual a la que quedó luego de la jubilación parcial de su “mentor”. No obstante, la empresa puede decidir extenderla hasta llegar a una jornada a tiempo completo en caso de que lo crea conveniente.

 Save as PDF