Modelo de Contrato de Reserva

Modelo Contrato Reserva

Antes de conocer cuál es el mejor modelo de contrato de reserva, es necesario entender todas las características de este vínculo generado con un inmueble. Es decir, se trata de una “señal” de índole legal, donde ambas partes (vendedor y comprador) se comprometen a efectivizar la compraventa del inmueble.

Modelo de contrato de reserva

  • Formato de fecha:MM barra DD barra AAAA
  • REUNIDOS

  • reunidos para celebrar un CONTRATO DE RESERVA.

  • DECLARACIONES

  • Formato de fecha:MM barra DD barra AAAA
  • así, si para la anterior fecha EL COMPRADOR no finalizase la transacción, perderá la reserva exclusiva del bien y el monto asignado para su alquiler.

  • ACUERDAN


  • Se deja constancia del contrato con la firma de las partes implicadas.

    El vendedor:                                                El comprador:

Puedes tener tu modelo de contrato de reserva personalizado con tus datos y listo para imprimir completando este formulario.


Aquí tienes varios contratos para descargar

contrato de reserva

contrato de reserca de construcción

contrato de reserva de vivienda

modelo de contrato de reserva

modelo de contrato de reserva de alquiler

modelo de contrato de reserva de vivienda


Aquí tienes algunos contratos que tienen una función similar:


¿Qué es un contrato de reserva?

El contrato de señal o reserva no siempre son algo fácil de llevar a cabo. Es decir, la formalización de un vínculo de compromiso y responsabilidad entre ambas partes no siempre deben hacerse efectivo. ¿Los motivos? Al tener un curso legal, tanto el vendedor como el comprador se comprometen a que todo salga según está estipulado, yendo muchas veces a contramano del dinamismo o imprevisibilidad del mercado.

Esto sucede porque, en ocasiones, no están demasiadas claras las fronteras entre este tipo de documento legal junto con otros de su misma especie. A pesar de que se trata de un trámite relativamente sencillo, también implica algunos requisitos o responsabilidades, ya que se trata de un paso previo para la compraventa de un inmueble, haciendo que las dos partes no puedan “echarse atrás” en la negociación.

Por ejemplo, puede que te encuentres preguntando cómo es el funcionamiento de una reserva de vivienda. En tal caso, el comprador siempre debe realizar un abono en términos económicos, que funcionará como adelanto o garantía de su posterior compra final. Del mismo modo, como se firmará un contrato y el vendedor tendrá su depósito de garantía, el vendedor garantizará que no le venderá el inmueble a otro solicitante.

Esto implica que el incumplimiento del contrato de reserva o alquiler genere consecuencias legales. Es decir, se trata de un instrumento legal que está regulado, como puede notarse en el artículo 1454 del Código Civil. Allí se menciona que, en caos de que existiesen arras o señal en el contrato de compra y venta, podrá rescindirse el vínculo allanándose el comprador a perderlas o pudiendo el vendedor devolverlas duplicadas.

¿Cuáles son las cantidades comunes de señal en este acuerdo?

Como te imaginarás, habrá valores o importes comunes en función de la señal y la reserva, dependiendo del precio. Lo más habitual es que se establezca un porcentaje de un 3% del valor del inmueble, por lo que las cantidades podrían ser similares a estas:

  • 50.000 euros: 1.500 euros de señal.
  • 100.000 euros: 3.000 euros de señal.
  • 150.000 euros: 4.500 euros de señal.
  • 200.000 euros: 6.000 euros de señal.
  • 250.000 euros: 7.500 euros de señal.
  • 300.000 euros: 9.000 euros de señal.
  • 350.000 euros: 10.500 euros de señal.
  • 400.000 euros: 12.000 euros de señal.
  • 450.000 euros: 13.500 euros de señal.
  • 500.000 euros: 15.000 euros

No obstante, el valor siempre dependerá del inmueble en específico del que se quiera generar un vínculo. También puede haber otros factores que alteren la cantidad de dinero que la parte interesada debe abonar para generar un seguro por parte del vendedor.

Esto puede suceder en los países donde la devaluación de la moneda o la inflación pueden implicar una pérdida en términos monetarios. Es decir, si el plazo en el que ocurrirá la firma final del contrato hasta la compraventa real es extenso, la parte vendedora puede decidir generar un incremento acorde con la inflación, ya que no será el mismo monto de entrada que al pasar unos meses.

Del mismo modo, si la firma del contrato se realizará en poco tiempo, podría ocurrir que se decida implementar únicamente un 1%, mientras que, si el plazo hasta que se firma la escritura es de unos seis meses, se puede ascender hasta un 5%. Por lo tanto, las cifras anteriores son tentativas y únicamente se toman en cuenta como referencia de promedios.

Otro punto que también se deberá considerar es la posibilidad de venta del inmueble en sí mismo. O sea, si es uno que tiene una alta demanda, la posibilidad de incrementar el porcentaje será factible ya que habrá una cantidad interesada de personas bastante alta y se podrían perder oportunidades. En cambio, si no tiene demasiado valor o no existen demasiados ofertantes, puede que se considere realizar una inversión de una escala más baja.

Detalles importantes para considerar a la hora de firmar

Como bien te habíamos comentado, este vínculo puede generarse en distintos momentos o estados del inmueble, como ocurre con las construcciones. Cuando se está construyendo algo sobre un terreno, el vendedor, que es la empresa constructora, deberá asegurar un mínimo de ventas para realizar la inversión, teniendo seguridad de que serán compradas y no perderá dinero.

La parte interesada también tiene sus beneficios, puesto que se asegura de que el bien inmueble será de su propiedad una vez que acabe con todos los trámites, evitando distintas situaciones de subastas o anticipaciones. Es decir, aunque luego el vendedor reciba ofertas mayores a las realizadas por la persona con la que generó el vínculo, hay un compromiso con el que primero abonó.

Esto también puede realizarse en términos de aseguramiento crediticio. Por ejemplo, puede que una determinada persona quiera comprar una casa que le parece muy buena y que está en un precio accesible, pero primero debe conseguir una parte de la financiación, puesto que no puede comprarla en una sola operación.

En vez de pedir un préstamo para pagar la casa y luego cargar con los intereses, la persona abona una parte que puede pagar, sabiendo que luego tendrá el dinero suficiente para completar con el proceso, sin necesidad de endeudarse. Por lo tanto, deberán existir cláusulas que habiliten la posibilidad de que la operación podrá realizarse.

Por lo tanto, un modelo de contrato de este estilo deberá contener todos los lineamientos anteriormente mencionados, que siempre variarán en función de las especificaciones del inmueble a reservar o de la relación existente entre la parte ofertante y la demandante.

Los beneficios son mutuos, por lo que puede aprovecharse este vínculo para generar seguridad, tanto en la compra como en la venta, siempre y cuando se respeten a rajatabla todos los lineamientos y responsabilidades que se formalizarán por escrito.