Modelo de Contrato de Trabajo Temporal

Modelo Contrato Trabajo Temporal

Cada vez se vuelve más común averiguar por un modelo de contrato temporal, ya que este vínculo está creciendo en popularidad en España, donde casi un 30% de los trabajadores están empleados bajo esta modalidad. Por lo tanto, veamos cuáles son los beneficios, requisitos y responsabilidades de tener un empleo de este estilo.

Modelo de Contrato de Trabajo temporal

  • Formato de fecha:MM barra DD barra AAAA
  • DECLARACIONES

  • ACUERDAN


  • Se deja constancia del contrato con la firma de las partes implicadas.

    El empleador:                                                El trabajador:

Rellena tus datos en este formulario y haz clic en descargar para tener el contrato en PDF listo para imprimir.


Aquí tienes varios contratos de trabajo temporal para descargar

contrato de trabajo temporal ejemplo

contrato de trabajo de duración determinada

descargar modelo de contrato de trabajo temporal

modelo de contrato de trabajo temporal para rellenar


Si necesitas otro tipo de contrato, estos son algunos de los más utilizados:


¿Qué es un contrato temporal?

Como te habíamos comentado, un gran número de personas tiene un empleo bajo esta modalidad de contratación. La mitad del 30% mencionado logra formalizar su vínculo por un período de seis meses, ya que se generan beneficios para las empresas, ya que esto implica que el contrato sea corto, especialmente para proyectos concretos, sin necesidad de atarse a un tiempo indefinido.

Por lo tanto, podemos definir a un contrato de trabajo temporal como una negociación efectiva y formal que acuerda condiciones entre un empleador y un empleado. Estos términos implican la resolución de distintas actividades, las cuales estarán asentadas en una determinada cantidad de días o meses. Es decir, se trata de una modalidad que es completamente opuesta a lo indefinido, donde los trabajadores están asegurados de permanecer en la empresa sin tiempo de finalización.

Es lo que sucede con los futbolistas, por citar un ejemplo. La mayoría de ellos generan un contrato por temporadas, donde la parte empleadora justifica esta contratación en función del posible rendimiento que tendrán en los siguientes años. Una vez que el vínculo finalice, existirá la posibilidad de extenderlo, modificarlo, no renovarlo o incluso acabarlo antes.

Por lo tanto, este tipo de contratación se puede efectuar a tiempo completo, aunque también puede ser de media jornada. Aunque se recomienda siempre hacerlo por escrito, la realidad es que muchos creen que es innecesario formalizarlo, dejando únicamente las palabras de por medio.

Características de un modelo de contrato de trabajo temporal

Existen algunas características esenciales de este tipo de vínculos. Un ejemplo es la prórroga de contrato de trabajo temporal, donde implica la necesidad de que el trabajo se extienda por un tiempo, ya que la actividad no llegó a su fin.

Si, en cambio, cuando finaliza la empresa no quiere prolongar el acuerdo, no hará falta comunicarlo, ya que se extinguirá. Esto es lo que sucede con los contratos que son inferiores a un año. Si, en cambio, el vínculo se había firmado por más tiempo, la compañía deberá realizar una notificación de la finalización del contrato, la cual ocurrirá dos semanas antes de que se produzca. Es decir, deber alertar al empleado que la relación entre ambas partes acabará.

Además, los períodos de prueba no podrán ser superiores al mes, en el caso de que la modalidad de contrato se genere por un tiempo menor a los seis meses, de forma tal que se evite cualquier ilegalidad en contra de los beneficios laborales.

Cualquier contrato de trabajo temporal para rellenar deberá tener la siguiente información:

  • La información referente a la compañía y al trabajador.
  • Fecha de inicio del y fin del contrato. Puede ser orientativa.
  • La elección temporal debe estar justificada. Esto se da cuando la contratación es por un hecho en específico que no amerite la extensión hacia algo indefinido.
  • Salario especificado del trabajador.
  • Jornada laboral. Implicará ver la distribución de su carga horaria.

Tipos de contrato temporal

Dentro de los 3 tipos de un modelo de contrato temporal, vemos que las necesidades permanentes de los empleados jamás se cubrirán de forma total. Es decir, no se puede reemplazar un vínculo formal indefinido con este formato, pues está reservado para actividades específicas.

Por obra o servicio

En este caso, hablamos de que se hará un contrato debido a un trabajo concreto que se especificará en una duración medida en días o meses. Es lo que sucede cuando una empresa decide realizar un proyecto concreto al margen de sus actividades habituales, como ocurre con una construcción en la puesta en marcha de una franquicia.

Los trabajadores que hagan la infraestructura del nuevo local no seguirán disponibles una vez que hayan acabado el trabajo. Es decir, el objetivo es poder elaborar el establecimiento, para que luego el vínculo se acabe. Si necesitan de más tiempo, puede extenderse según los momentos específicos.

Contrato temporal de interinidad

Otra opción es que los trabajadores se sustituyan, teniendo el sustituido el derecho de regresar cuando su situación lo amerite. Es lo que sucede cuando el proceso de selección comienza ante las vacaciones o baja por maternidad, donde la persona que entra sabe que su vínculo dependerá del otro.

Los maestros, cuando se toman licencia, vuelven a sus posiciones una vez que acaban con sus responsabilidades. Casi siempre se realizan a jornada completa, aunque hay puestos en los que son de media jornada y el vínculo sigue en la misma duración. Otra chance es que se contrate a dos empleados a media jornada para cumplir la duración completa.

Contrato eventual

La modalidad de contrato eventual se da cuando la empresa necesita aumentar la plantilla durante un tiempo, ya que tiene exceso de trabajo. Es lo que comúnmente vemos en las agencias de publicidad, donde aparecen nuevos clientes que no quieren rechazar, pero que a su vez tampoco pueden trabajar en la manera actual.

Se trata de ofertas excepcionales, siempre que surja de forma esporádica e imprevisiblemente. Por ejemplo, si tu negocio suele vender más en Navidad, no podrás contratar bajo esta modalidad, ya que hay una cierta previsibilidad. De todas formas, puede hacerse de forma parcial o completa en términos de tiempo.

Requisitos legales para un contrato temporal

Existen una serie de 5 requisitos legales para escoger un contrato temporal y no uno indefinido.

Justificar la temporalidad

La temporalidad siempre deberá justificarse en función de la actividad, la cual deberá tener un inicio y un comienzo, de ahí a la temporalidad. Entonces, los servicios contratados deben quedar especificados, para que cuando finalice, el acuerdo se extinga.

En el caso de que existiese un contrato eventual de interinidad, la temporalidad hará referencia al trabajador sustituido y al tiempo que tarde en volver a retomar sus actividades, ya que el puesto seguirá siendo suyo, ya que el trabajo es para una suplencia y no para una titularidad.

En el caso de que ocurriese una contratación por exceso de trabajo, deberá aclararse cuáles son las actividades donde la demanda es más alta. Entonces, el trabajador sabrá que, cuando acabe ese movimiento inusual, el vínculo se extinguirá y no continuará hacia un modelo indefinido, salvo acuerdo entre ambas partes.

La duración del contrato no podrá violarse

Como te imaginas, la duración del contrato implica un vínculo que debe respetarse desde el comienzo hacia el fin. En caso de que la contratación sea por obra y servicio, el límite es de unos 3 años, pudiéndose ampliar a 1 año más, en caso de que el convenio colectivo lo estipulase.

Los vínculos temporales de interinidad, que son aquellos donde un trabajador reemplaza al dueño de la posición, se relacionan con la ausencia del empleado fijo. Si es para una empresa privada, la posición no podrá ser mayor a tres meses, aunque para una posición en la Administración pública habrá un regimiento especial.

En el caso específico de la contratación eventual, vemos que la empresa no podrá añadir nuevo personal durante más de 6 meses en un mismo año. Si el convenio colectivo admite esta modalidad, se podrá realizar sin problemas, pues la idea es que no haya un giro injustificado del personal.

Las prórrogas tienen un número máximo

Como te habíamos mencionado, siempre se podrá prorrogar el límite de los contratos, aunque un número determinado de veces. Sin embargo, esto podría ser una trampa para mantener al trabajador en una situación ilegal, por lo que hay un máximo de posibilidades.

Es decir, la ley tiene prohibida la posibilidad de suceder dos contratos temporales de 2 años de duración en un período de 2 años y medio, sin importar el puesto o la empresa específica, de forma tal que la empresa no se vea sugestionada a realizar infinitos contratos temporales en vez de uno específico.

El contrato deberá formalizarse por escrito

Los contratos por obra o servicio, además de los que son de interinidad, deberán formalizarse por escrito. Los temporales eventuales, en caso de que exista una duración que sea menor a los 28 días de jornada completa, podrán arreglarse de palabra.

El trabajador deberá estar en la Seguridad Social

El trabajador deberá estar dentro de la base de datos de la Seguridad Social. Cuando el contrato acaba, en caso de no prorrogarse o convertirse en uno de modalidad indefinida, el trabajador deberá abandonar la actividad en la empresa.

Finalización y beneficios del contrato temporal

El contrato temporal acaba cuando el proyecto se ve finalizado, es decir, cuando el empleado ya no tiene algo que hacer con la empresa (a diferencia del modelo indefinido, donde se supone que siempre surgirán tareas). A veces será en una fecha concreta, mientras que otras será el propio proyecto el que determinará cuándo acabará.

No obstante, también es bastante habitual que las empresas, cuando ven que un equipo o un miembro del plantel trabaja bien, decidan extender ese vínculo hacia algo indefinido. Por lo tanto, puede optar por la contratación indefinida, escogiendo los detalles del contrato que se firmará.

A pesar de que muchos crean que se trata de una modalidad negativa, existen una serie de beneficios de los contratos temporales:

Ahorro económico

En este sentido, las empresas suelen preferir este tipo de contrataciones ya que no deberán pagar un sueldo anual, ya que invierte para un proyecto concreto. Esto no significa, por supuesto, abusar de este recurso, de ahí a la limitación de extensiones o prórrogas.

Rapidez de contratación

Como habrá personal especializado, la contratación será mucho más rápida, pues también aumentará la cantidad de gente que quiera el puesto, ya que no requiere de un compromiso al largo plazo.

Productividad aumentada y mayor compromiso

La productividad aumentará en el sentido en que siempre llegarán con buenas y renovadas energías, sin considerar que se trata de una especie de obligación. Como estarán poco tiempo, darán lo mejor de sí para que exista la posibilidad de una recomendación o un nuevo contrato indefinido. Además, como trabajan bajo presión temporal, están acostumbrados a obtener mayores resultados en menos tiempo, por lo que los plazos marcados casi siempre serán respetados con precisión.